"El arte no es simplemente una copia de cosas ya existentes (...)

El arte es un tipo de alquimia: transforma el material ya existente en algo completamente nuevo" (Martel, 2015) 

 

 

"El arte tiene tanta contaminación como el mundo" (Barro, 2009)

 

 

Mi proceso artístico se plantea como experiencia de vida, conocimiento y reflexión sobre intereses, pasiones, ideas y emociones. Ha sido la forma de generar una interacción entre el universo interior y el mundo exterior, el cual se percibe desde la sensibilidad y la experiencia.

La obra surge desde la necesidad de hacer mientras se espera, de pasar el tiempo mientras ocurre la vida. Se aborda reflexiones en torno al afecto, la emoción, la vulnerabilidad, la fragilidad, el deseo y lo erótico a través de la pintura. El ejercicio creativo se centra en los procesos y haceres pictóricos enfocados al tiempo de construcción de la imagen, reflexionando sobre el ritmo de vida actual, ya que la obra se construye con imágenes que imponen una mirada más pausada e intenta romper con la aceleración de la hipervisión de la vida contemporánea.

El ímpetu de pausa que conlleva consigo el acto de pintar puede considerarse como un acto de resistencia. Desde el ritmo de vida actual y con la inmediatez, rapidez y ligereza de la imagen, hacer pintura, bajo el deseo de usar materiales, pinturas, pinceles, diluyentes, telas, es una forma de contradecir la celeridad de la vida contemporánea.

RESEÑAS

Podremos razonar que una obra de arte, es mas que la suma de sus partes. Ciertamente es también la suma de sus partes, esta, aquella, la otra, todas, una por una, aunque no siempre resulte evidente cuales son todas las partes. Cuando se observan las pinturas de Pilar Buitrago, uno puede percibir que los estudiados patrones decorativos, tramas y plantillas recurrentes en esa revisitación de los clásicos de la pintura universal, son mas que las partes de las pinturas, son precisos detalles estéticos que llegan a ganar un protagonismo propio, logran una autonomía que es independiente de la pintura que los precede. Si uno esta de acuerdo con que una excelente pintura es sobretodo una impecable sumatoria de logrados detalles, armonía, equilibrio y proporción, asimismo uno tiende a concluir que las pinturas de Buitrago nos ayudan a creer que un ilusorio efecto de artificialidad también es un componente esencial de la pintura contemporánea.

 

(...)

Siempre es un reto para artistas contemporáneos pretender "modernizar" personajes del pasado, ellos y ellas aparecen en las pinturas clásicas como estatuas, cercanas y al mismo tiempo lejanas, eso es lo que se podria pensar de personajes como el del 'Retrato de la Princesa de Broglie' de Ingres, o 'La joven de la perla' de Vermeer, ambas presentes en las pinturas de Buitrago. Pero si hay algo altamente sugerente de esos personajes apropiados en las pinturas de esta artista, es que no son solo copias de los originales, con sus miradas lacónicas y distantes se puede decir que ella los ha elevado a entidades mas complejas de lo que aparentan. Mirando a sus múltiples pares de ojos uno podría imaginar lo que sienten, esa dosis de realismo que la artista les aporta contradice el hecho de que no son totalmente humanos solo quieren representar seres humanos.

Fragmentos de un texto por el curador Ramiro Camelo.