Caution. Grabado y acrílico sobre caja de cartón. 18,5x12x7 cm. 2019
Recycle. Grabado y acrílico sobre caja de cartón. 18,5x12x7 cm. 2019
Warning. Grabado y acrílico sobre caja de cartón. 18,5x12x7 cm. 2019
Fragile. Grabado y acrílico sobre caja de cartón. 18,5x12x7 cm. 2019
Inflamable. Grabado y acrílico sobre cartón. 20x35 cm. 2018
1/1

Handle with care

En esta serie, se aborda la materialidad del soporte en la pintura y la imagen gráfica como objeto de tránsito, aquí el elemento de la caja entra a jugar un papel de gran importancia, ya que afirma y enfatiza la idea del tránsito de las imágenes. Por una parte, se aborda la caja como objeto cotidiano y expansivo en donde se aloja la imagen/pintura, y por otra, se usa el objeto caja con sus respectivos símbolos e iconografía conteniendo el elemento comunicativo y direccionando la lectura e intenciones de la imagen.

 

La caja de cartón, en su naturaleza cotidiana, es un objeto que lleva consigo una carga semántica que se vuelve seductora y sugestiva para contener la imagen. Al cambiar el soporte habitual y bidimensional, la imagen se hace objeto, se instala en el objeto, se configura según su tamaño, composición, ligereza, lisura y tridimensionalidad. En esta naturaleza objetual ya no hace falta el marco o la verticalidad de la pared, la pintura y el grabado se instalan en el objeto para ser recorridos y vistos casi que de forma escultórica. La materialidad de la caja es efímera y frágil, recuerda la caducidad, ya sea que se rompa, rasgue, deteriore o desaparezca con el tiempo, este tipo de obras nos recuerda que la inmortalidad no existe y que la transformación y la muerte hacen parte de la vida.

 

La caja de cartón, además, nos ofrece un extenso espectro de simbología: este lado arriba, trátese con cuidado, tóxico, peligro, frágil, reciclable, etc., que advierten sobre lo que se contiene en el interior. Así que, en esta propuesta, estos símbolos entran a hablar de un universo interior del sujeto, ya sea del artista y del espectador.